HomeGroupsTalkZeitgeist
This site uses cookies to deliver our services, improve performance, for analytics, and (if not signed in) for advertising. By using LibraryThing you acknowledge that you have read and understand our Terms of Service and Privacy Policy. Your use of the site and services is subject to these policies and terms.
Hide this

Results from Google Books

Click on a thumbnail to go to Google Books.

Clases de literatura: Berkeley, 1980
Loading...

Clases de literatura: Berkeley, 1980

MembersReviewsPopularityAverage ratingConversations
113,689,591 (5)None
Recently added bydavid.uchile

None.

None
Loading...

Sign up for LibraryThing to find out whether you'll like this book.

No current Talk conversations about this book.

Un registro histórico de gran valor, muy entretenido, repleto de anécdotas y recomendaciones tanto del mundo literario como de sus propias creaciones. Nos enseña cómo él entiende la evolución de su crecimiento narrativo, etapas que van desde una motivación personal hacia una social y de un marcado activismo político. Nos lleva a los orígenes del cuento, con el relato oral de mitos y leyendas para más tarde aparecer ante el escrito inglés y francés, entre los cuales considera a Maupassant como el mayor exponente de dicho conjunto, pero también con un profundo respeto y admiración para Kafka y Poe (de hecho, de este último Cortázar hizo una traducción casi completa de su obra, extraña combinación que se agradece); (además, seguro que por un asunto de referencias geográficas y temporales no mencionó a otro excelso maestro: H.P. Lovecraft); para después aterrizar en América Latina, a esta tierra fértil y vapuleada, en donde el género parece gozar de una buena salud, con mayor fuerza relativa a otros continentes del globo. También nos confiesa su tratamiento del cuento fantástico, por un lado con el tiempo como un elemento constitutivo que se estira al límite, de dos vidas en apariencia paralelas que convergen en la misma, y por otro lado con la fatalidad como un recurso que desemboca en las inquietudes metafísicas de los personajes, con realidades que parecían distantes convirtiéndose en cercanas y ciertas. Nos dice que el cuento realista debe alejarse del naturalismo o de la superflua descripción de los hechos y del entorno, que este debe recibir y abrazar el contexto histórico del escritor, con las herramientas sujetas a tal veredicto. La musicalidad también es el núcleo de otra clase maestral, con la expresa intención de tomar distancia de la concepción tradicional, en el sentido, digamos, de la construcción lírica clásica, por ejemplo la de los sonetos que deben tener cierta estructura (porque de lo contrario dejan de ser lo que querían ser), es decir, el de la sonoridad de las palabras por su consonancia, en la retórica, no, en absoluto, más bien nos lleva a una seducción en el que prima "el sentimiento más que la conciencia... estoy hablando de una prosa en la que se mezclan y se funden una serie de latencias, de pulsaciones que no vienen casi nunca de la razón y que hacen que un escritor organice su discurso y su sintaxis de manera tal que, además de transmitir el mensaje que la prosa le permite, transmite junto con eso una serie de atmósferas, aureolas, un contenido que nada tiene que ver con el mensaje mismo pero que lo enriquece, lo amplifica y muchas veces lo profundiza"; la comparativa que realiza entre lo que busca en la musicalidad de su prosa con la que transmite el jazz fusión es clara y determinante, lugar que prioriza el desgarro y la eterna improvisación. Después nos dice que debemos buscar siempre el humor y lo lúdico, ese humor cuya "intención es siempre desacralizar", no en lo religioso sino en lo cotidiano, ante lo que se da por hecho sin cuestionamiento, y lo lúdico como un ejercicio de dinámica que invita a una interacción con el lector, sacando de encima la formalidad y la solemnidad con la cual podrían ser abordadas temáticas complejas. Para estos dos conceptos, su mejor obra es "Historias de cronopios y de famas", uno de mis favoritos, sin el menor atisbo de duda. Y el eje final del curso es el tratamiento del erotismo, otro condimento vital que enriquece y que determina en forma significativa la psicología de los personajes, que quizás por la misma razón despierta tanta reticencia en la audiencia. No solo es un gran lección para quienes tengan una motivación narrativa o lectora, también es una gran lección de vida, sorprende la cercanía que manifiesta con sus alumnos, su profundo sentido del humor y la disposición para entregar lo más hasta el último minuto, hasta la última palabra.


Ahora la reseña pasa al terreno del spoiler, por lo que precaución si usted lo quiere leer sin sorpresas por adelantado.

Me llamó la atención, de manera grata, el cómo entiende su proceso de evolución como escritor, la que diferencia en tres etapas, las cuales pueden ser observadas de manera lineal en el tiempo, como creo que es entendido el proceso de evolución, pero que una vez reconocidas estas se superponen y conviven según las necesidades narrativas del trabajo creativo. La primera etapa, que llama estética, tiene como principal foco lo fantástico, en la construcción del cuento de forma tal que tú quedaras atrapado en medio del texto, como las mismas palabras apretadas en medio de las otras, como si le empujara hacia el otro lado tan solo de ir guiándole poco a poco hacia lo inesperado. Evidente es que mi flojo intento de plagio es un descaro deleznable, pero la intención es plasmar su fuerza al menos en lo parcial. Siguiendo con lo que nos convoca, sin desestimar el valor de la primera etapa, que por cierto nace de una inquietud individual, nos confiesa que descubre un nuevo eje, en el que la psicología es el centro del lenguaje y, por tanto, lo fantástico queda supeditado a cómo el personaje percibe lo que le rodea; a esta etapa la llama metafísica, reconociendo que es una palabra que se acerca solo de manera parcial a lo que quiere transmitir, limándola de las asperezas que produce dicho término. El punto de quiebre lo identifica en el cuento "El Perseguidor" (contenido en Las Armas Secretas), uno de sus cuentos más largos según el mismo relata a la sala, y a nosotros, al otro lado, es importante no perder el rumbo en el bosque, cuento que es una especie de tributo biográfico a Charles Parker, un virtuoso del jazz pero que pareciera estar bañado por inquietudes que escapan de lo común (que con cierta tristeza por lo demás sabemos que es una condena al sufrimiento), y no puede escapar del acoso, no puede escapar del tormento que le genera el estado al cual entra cuando alcanza la maestría de su composición e interpretación, el conflicto metafísico que parece arrastrar consigo todo el éxito alcanzado por él y su grupo, ante lo cual no le queda más opción que, en efecto, dejarse empujar por el oleaje mar adentro, a otra isla con mejores posibilidades. Este cuento es uno de mis favoritos, no es complejo como otras construcciones del autor, pero es de esas lecturas después de las cuales dejas de ser la misma, o el mismo, depende de quién este leyendo el referido cuento, o esta reseña, y agradeces el encontrarte con él, lo abrazas con afecto y humildad. Para la tercera etapa, que llama histórica, Cortázar muestra su faceta más política, como una construcción de psicologías que pertenecen a un pueblo, a la Argentina, a Sudamérica, a la América Latina, lo que implica una toma de conciencia y la de realizar una crítica continua sobre las fuertes desigualdades a las que estamos expuestos, con el poder de la literatura para realizar dichos manifiestos de manera estratégica. Como lo insinuara al comienzo de este párrafo, en su edad ya madura y consciente de estas tres etapas, los cuentos responderán de manera individual o concomitante a dos o más de ellas.

El cuento fantástico para Cortázar entonces responde a estas tres necesidades, donde por un lado hay un ejercicio profesional, que refiere al dominio del lenguaje, lo que muchos maestros siempre no se cansan en señalar, mientras que por otro hay un personaje con una psicología específica, que percibe el mundo de una manera, que está inserto en un contexto histórico determinado, y el juego de la realidad estará supeditado por tanto a las percepciones que se realizan mediante dicho juego, con el tiempo y la fatalidad como dos recursos poderosos en la edificación del relato. Ya he expuesto su reflexión sobre el cuento realista, pero repitamos y convengamos en que es vacuo un enfoque descriptivo del entorno y de los hechos, sino que estos son insumos significativos del proceso de creación literario, cuya forma de abordar y forma final dependerán de la voz del escritor. Al respecto, uno de sus cuentos nos presenta a un hombre y una mujer que se conocen en la sala de espera de una oficina de un ministerio a la cual han sido citados, ella por primera vez, él por segunda vez, comienzan a entablar una conversación cordial y distendida, él le explica que en la primera vez te citan para ciertas formalidades como la de completar formularios y realizar unas cuantas firmas, la gente en la sala de espera entra y sale por la única puerta que lleva a la oficina, se caen bien, tienen la misma edad, pasan un buen rato, intercambian números de teléfono para un futuro contacto, ella espera que todo termine luego sin mayores inconvenientes, le toca el turno al joven, él entra y pasados algunos minutos no sale, no, sale un oficial llamándola, que es su turno, ella está totalmente desconcertada, no entiende cómo pudo haber desaparecido, si ella permaneció en aquél lugar durante todo momento, no lo vio salir, nadie más entró y salió desde que él entró, no hay otra puerta, ¿o habrá otro cuarto secreto al interior de la habitación?, ¿no estará allí esperándola?, ¿pero con qué motivo?, ¿lo habrá imaginado?, resulta incomprensible. Para el maestro este es un cuento realista, una historia que se repitió con frecuencia no solo en los tiempos de la dictadura militar argentina, sino que en toda dictadura manifiesta en la historia del hombre.

Otras revelaciones interesantes son las de Rayuela, la cual nace en el período en dónde había una motivación por la psicología del personaje, la etapa metafísica. Cuenta la leyenda que una vez acumulada cierta cantidad de escritos, que constituirían la mayor parte de la obra, fue a casa de un amigo con los impresos en una carpeta para distribuirlos por toda la habitación, dispersarlos para que cada uno fluyera hacia donde sentía su llamado, su centro de gravedad, y mientras el maestro se paseaba de un lado a otro de la habitación iba estirando y sacando uno por acá más otro de por allá con ese de más cerca con el otro de ahí, construyendo el orden con el que al final saldría a la luz tal novela, con el primer orden de lectura que advierte al comienzo de la lectura, pero también descubriendo una forma de leer alternativa, que también especifica en la advertencia preliminar, consciente que ambas son solo una fracción de la multiplicidad de lecturas posibles, porque al final es una invitación no solo a leer los planteamientos descarados del escritor o crítico literario y de las historias metafísicas de Oliveira, sino que es una invitación directa al lector para redescubrirse a sí mismo, de levantar un nuevo retazo probablemente más cercano de tu propio núcleo. Este es el principal mensaje y motivación de su obra cumbre. Un detalle maestral también el hecho de reconocer que el relato de los ministerios de los colores y los tamaños no es de su autoría sino de un loco, sí, uno de esos que viven en sanatorios de verdad, uno que envió a un concurso de cuentos de la UNESCO en el que Cortázar era jurado; dado que el relato no clasificó al premio final, él lo incorporó como parte de su obra a forma de tributo. Impresionante.

También nos regala algunos secretos sobre "Historias de cronopios y famas", una de sus creaciones más queridas, lo que no es para menos dado que contiene una creatividad aplastante y un sentido del humor desbordante. Concibe a los cronopios como unos personajes libres, quizás tildándolos de un poco anárquicos, que viven felices, no reflexionan sobre las consecuencias de sus actos, dotados de una nobleza que les empuja a realizar (in-dubitativos) un sacrificio para el auxilio. Por otro lado tenemos a los famas, esos seres algo reservados, dirigentes de las empresas que dan alimentos y luz y calefacción a la sociedad, algo calculadores y racionales que a veces colinda con la crueldad. Pero también aparecen los esperanzas, amantes de la buena comida y que no saben cómo pueden soportan tanto revuelto de estos cronopios y que, en general, tienden a estar de acuerdo con los famas. Con esta revelación, la relectura de la tercera parte de dicho libro resulta más entretenida, uno va preparado a la batalla que nos lanza. Dan ganas de leer más, pero el maestro reconoce que llegó a un nivel en que la escritura le era en exceso fácil y corría el riesgo de caer en un círculo sin mayores ventajas narrativas.

En resumen, todo. Podría seguir analizando más de las revelaciones, orientaciones y anécdotas del maestro, pero de momento lo dejaremos hasta acá, tan solo inquiriendo su lectura, tanto para el que haya leído alguna de sus obras como para quien aún no se acerca a este titán de las letras, una excusa idónea para estos últimos y así quedar atrapados al otro lado.
( )
  david.uchile | Mar 18, 2014 |
no reviews | add a review
You must log in to edit Common Knowledge data.
For more help see the Common Knowledge help page.
Series (with order)
Canonical title
Original title
Alternative titles
Original publication date
People/Characters
Important places
Important events
Related movies
Awards and honors
Epigraph
Dedication
First words
Quotations
Last words
Disambiguation notice
Publisher's editors
Blurbers
Publisher series
Original language

References to this work on external resources.

Wikipedia in English

None

Book description
Haiku summary

No descriptions found.

No library descriptions found.

Quick Links

Popular covers

None

Rating

Average: (5)
0.5
1
1.5
2
2.5
3
3.5
4
4.5
5 1

Is this you?

Become a LibraryThing Author.

 

About | Contact | Privacy/Terms | Help/FAQs | Blog | Store | APIs | TinyCat | Legacy Libraries | Early Reviewers | Common Knowledge | 126,543,870 books! | Top bar: Always visible