HomeGroupsTalkZeitgeist
Hide this

Results from Google Books

Click on a thumbnail to go to Google Books.

The Voice of the Silence (Verbatim Edition)…
Loading...

The Voice of the Silence (Verbatim Edition) (1889)

by H. P. Blavatsky

MembersReviewsPopularityAverage ratingConversations
141585,024 (2.7)None

None.

None
Loading...

Sign up for LibraryThing to find out whether you'll like this book.

No current Talk conversations about this book.

Showing 5 of 5
LA VOZ DEL SILENCIO

Fragmento primero

La voz del silencio

Las presentes instrucciones son para aquellos que ignoran los peligros de los IDDHI inferiores.
Aquel que pretenda oír la voz del Nada «el Sonido insonoro», y comprenderla,
tiene que enterarse de la naturaleza del Dâranâ.
Habiéndose vuelto indiferente a los objetos de percepción debe el discípulo ir en
busca del Rajá (rey) de los sentidos, al Productor del pensamiento, aquel que despierta la ilusión.

La Mente es el gran destructor de lo Real.
Destruya el discípulo al Destructor.
Porque:Cuando su propia forma le parezca ilusoria, como al despertar, todas las formas que en sueños ve.
Cuando él haya cesado de oír los muchos sonidos, entonces podrás discernir el UNO,
el sonido interno que mata el externo.

Entonces únicamente, y no antes, abandonará la región de Asat, lo falso, para entrar en el reino de Sat, lo verdadero.
Antes de que el alma pueda ver, debe haberse alcanzado la Armonía interior, y los
ojos carnales han de estar cegados a toda ilusión. comprender y recordar, debe estar unida con el.

Hablante silencioso, de igual modo que la forma en la cual se modela la arcilla, lo está al principio con la mente del alfarero.
Porque entonces el alma oirá y recordará.
Y entonces al oído interno hablará

LA VOZ DEL SILENCIO,... ( )
  FundacionRosacruz | May 20, 2018 |
VOZ DEL SILENCIO

Fragmento primero
La voz del silencio
Las presentes instrucciones son para aquellos que ignoran los peligros de los IDDHI inferiores.
Aquel que pretenda oír la voz del Nada «el Sonido insonoro», y comprenderla, tiene que enterarse de la naturaleza del Dâranâ.
Habiéndose vuelto indiferente a los objetos de percepción debe el discípulo ir en busca del Rajá (rey) de los sentidos, al Productor del pensamiento, aquel que despierta la ilusión.La Mente es el gran destructor de lo Real.
Destruya el discípulo al Destructor.Porque:Cuando su propia forma le parezca ilusoria, como al despertar, todas las formas que
en sueños ve.
Cuando él haya cesado de oír los muchos sonidos, entonces podrás discernir el UNO, el sonido interno que mata el externo.
Entonces únicamente, y no antes, abandonará la región de Asat, lo falso, para entrar en el reino de Sat, lo verdadero.
Antes de que el alma pueda ver, debe haberse alcanzado la Armonía interior, y los ojos carnales han de estar cegados a toda ilusión.
Antes de que el alma pueda oír, es menester que la imagen (hombre) se vuelva tan sorda a los rugidos como a los susurros; a los bramidos de los elefantes furiosos, como al zumbido argentino de la dorada mosca de fuego.
Antes de que el alma sea capaz de comprender y recordar, debe estar unida con el Hablante silencioso, de igual modo que la forma en la cual se modela la arcilla, lo está al principio con la mente del alfarero.
Porque entonces el alma oirá y recordará.
Y entonces al oído interno hablaráLA VOZ DEL SILENCIO,y dirá: Si tu alma sonríe mientras se baña en la luz del Sol de tu vida; si canta tu alma dentro de su crisálida de carne y materia; si llora en su castillo de ilusiones; si pugna por romper el hilo argentino que la une al MAESTRO sabe, discípulo, que tu alma es de la tierra.
Cuando tu alma en capullo presta oído al bullicio mundanal; cuando responde a la rugiente voz de la Gran Ilusión; cuando temerosa a la vista de las ardientes lágrimas de dolor, y ensordecida por los gritos de desolación, se refugia tu alma, a maner
a de cautelosa tortuga, dentro de la concha de la PERSONALIDAD, sabe, discípulo, que tu alma es altar indigno de su «Dios» silencioso.
Cuando, ya más fortalecida, tu alma se desliza de su seguro refugio, y arrancándose del tabernáculo protector, extiende su hilo de plata y se lanza adelante; cuando al contemplar su imagen en las olas del Espacio, murmura: «Éste Soy yo», declara, discípulo, que tu alma
está presa en las redes de la ilusión.
Esta tierra, discípulo, es la Mansión de dolor, en donde hay colocados, a lo ]argo del
Sendero, de tremendas pruebas, diferentes lazos para recoger a tu YO, engañado con la ilusión llamada «Gran Herejía»....
  FundacionRosacruz | Feb 19, 2018 |
LA VOZ DEL SILENCIO

Las páginas siguientes son entresacadas del Libro de los preceptos de oro, una de
las obras que figuran en manos de los Estudiantes de Misticismo en Oriente. Su
conocimiento es obligatorio en aquella escuela, cuyas enseñanzas son admitidas por gran
número de teósofos. AsÍ es que, como muchos de estos preceptos los sé de memoria, su
traducción ha sido para mí un trabajo relativamente fácil.

Bien sabido es que, en la India, los métodos de desarrollo psíquico varían según los
Gurús (preceptores o maestros), no sólo por el hecho de pertenecer a diversas escuelas
filosóficas, de las cuales se cuentan seis, sino también porque cada Gurú tiene su propio
sistema, que, en general, mantiene muy secreto. Pero, más allá de los Himalayas, el método
seguido en las escuelas esotéricas no varia, a menos que el Gurú sea un simple Lama de
conocimientos no mucho mayores que los de aquellos a quienes enseña.

La obra a que pertenecen los fragmentos que aquí traduzco, forma parte de aquella
misma serie de la cual han sido sacadas las estancias del Libro de Dzyan, en las que está
basada la Doctrina Secreta. El Libro de los preceptos de oro reclama igual origen que la gran
obra mística denominada Paramârtha, la cual, según nos dice la leyenda de Nâgârjuna, fue
entregada al gran Arhat por los Nagas o «serpientes» (título que se daba a los antiguos
Iniciados) . Sin embargo, sus máximas y sus ideas, aunque nobles y originales, se
encuentran con frecuencia bajo formas diversas en las obras sánscritas tales como el
Dnyaneshari, soberbio tratado místico en el cual Krishna describe a Arjuna con brillantes
colores la condición de un Yogui plenamente iluminado; y también en ciertos Upanishads.
Esto es muy natural, puesto que, si no todos, la inmensa mayoría de los más grandes Arhats,
los primeros discípulos de Gautama Buddha, eran indos y arios, y no mongoles,
especialmente aquellos que emigraron al Tíbet. Las obras dejadas sólo por Aryasanga son
numerosísimas.

Los Preceptos originales están grabados en delgadad placas cuadrangulares, muchas
de las copias lo están en discos. Tales discos o placas se guardan generalmente en los
altares de los templos anexos a los centros en que se hallan establecidas las escuelas
llamadas «contemplativas» o Mahâyânas (Yogachârya). Están escritos de distintas maneras,
algunas veces en tibetano, pero principalmente en caracteres ideográficos. La lengua
sacerdotal (Senzar), además de tener su alfabeto propio, puede ser expresada por medio de
varios sistemas de escritura cifrada, cuyos caracteres participan más de la naturaleza del
ideograma que de las sílabas.

Otro método (lug, en tibetano) consiste en el empleo de los números y colores, cada
uno de los cuales corresponde a una letra del alfabeto tibetano (que consta de treinta letras
simples y setenta y cuatro compuestas), formando así un alfabeto criptográfico completo.
Cuando se emplean los signos ideográficos, hay una manera definida de leer el texto,
pues en tal caso los símbolos y signos usados en astrología -esto es, los doce animales del
Zodiaco y los siete colores primarios, cada uno de ellos triple en gradación o matiz, a saber:
claro, primario y oscuro- representa las treinta y tres letras del alfabeto simple, en lugar de
palabras y frases. Porque en este método, los doce "animales" repetidos cinco veces y
asociados con los cinco elementos y los siete colores, proporcionan un alfabeto completo,

La Voz del Silencio Helena Petronila Blavatski
Instituto Cultural Quetzalcoatl (Gnosis) Página 3 www.samaelgnosis.net
compuesto de sesenta letras sagradas y doce signos. Un signo colocado al principio del texto
determina si el lector tiene que descifrarlo según el sistema indio, en el cual cada palabra es
simplemente una adaptación sánscrita, o si debe hacerlo con arreglo al principio chino de
leer los signos ideográficos. El método más fácil, sin embargo, es aquel que permite al lector
no emplear ninguna lengua especial, o emplear la que más le plazca, puesto que los signos y
símbolos eran, como los guarismos o números arábigos, propiedad común e internacional
entre los místicos iniciados y sus discípulos. La misma peculiaridad es característica de una
de las formas de escritura china, la cual puede ser leída con igual facilidad por cualquiera
que conozca los caracteres; por ejemplo, un japonés puede leerla en su propia lengua tan...
  FundacionRosacruz | Feb 7, 2018 |
THE VOICE OF THE SILENCE:BEING CHOSEN FRAGMENTS

THE VOICEOF THE SILENCE PREFATORY NOTE
Do what thou wilt shall be the whole of the Law.
IT IS NOT VERY DIFFICULT
to write a book, if one chance to possess the necessary degree of Initiation, and the power of expression. It is infernally difficult to comment on such a Book. The principal reason for this is that every statement is true and untrue, alternately, as one advances upon the Path of the Wise. The question always arises: For what grade is this Book meant? To give one simple concrete example, it is stated in the third part of this treatise that Change is the great enemy. This is all very well as meaning that one ought to stick to one’s job. But in another sense Change is the Great Friend. As it is marvelous well shewed forth by The Beast Himself in Liber Aleph, Love is the law, and Love is Change, by definition. Short of writing a separate
interpretation suited for every grade, therefore, the commentator is in a bog of quandary which makes Flanders
Mud seem like polished granite. He can only do his poor best, leaving it very much to the intelligence of each reader
to get just what he needs. These remarks are peculiarly applicable to the present treat ise; for the issues are presented
in so confused a manner that one almost wonders whether Madame Blavatsky was not a reincarnation of the Woman
with the Issue of Blood familiar to readers of the Gospels. It is astonishing and distressing to notice how the Lanoo, no
LIBER LXXI
4
matter what happens to him, soaring aloft like the phang, and sailing gloriously through innumerable Gates of High
Initiation, nevertheless keeps his original Point of View, like a Bourbon. He is always getting rid of Illusions, but, like the en
tourage of the Cardinal Lord Archbishop of Rheims after he cursed the thief, nobody seems one penny the worse
—or the better.Probably the best way to take the whole treatise is to assume that it is written for the absolute tyro, with a good deal between the lines for the more advanced mystic. This will excuse, to the mahatma -snob, a good deal of apparent
triviality and crudity of standpoint. It is of course necessary for the commentator to point out just those things which the
novice is not expected to see. He will have to shew mysteries in many grades, and each reader must glean his
own wheat.At the same time, the commentator has done a good deal to uproot some of the tares in the mind of the tyro aforesaid, which Madame Blavatsky was apparently content to let grow until the day of judgment. But that day is come since she wrote this Book; the New Æon is here, and its Word is Do what thou wilt. It is certainly time to give the....
  FundacionRosacruz | Jan 31, 2018 |
LA VOZ DEL SILENCIO

Fragmento:
Página 2

Prefacio
Las páginas siguientes son entresacadas del Libro de los preceptos de oro, una de las obras que figuran en manos de los Estudiantes de Misticismo en Oriente. Su conocimiento es obligatorio en aquella escuela, cuyas enseñanzas son admitidas por gran número de teósofos. AsÍ es que, como muchos de estos preceptos los sé de memoria, su traducción ha sido para mí un trabajo relativamente fácil.
Bien sabido es que, en la India, los métodos de desarrollo psíquico varían según los Gurús (preceptores o maestros), no sólo por el hecho de pertenecer a diversas escuelas filosóficas, de las cuales se cuentan seis, sino también porque cada Gurú tiene su propio sistema, que, en general, mantiene muy secreto. Pero, más allá de los Himalayas, el método seguido en las escuelas esotéricas no varia, a menos que el Gurú sea un simple Lama de conocimientos no mucho mayores que los de aquellos a quienes enseña.

La obra a que pertenecen los fragmentos que aquí traduzco, forma parte de aquella misma serie de la cual han sido sacadas las estancias del Libro de Dzyan, en las que está basada la Doctrina Secreta. El Libro de los preceptos de oro reclama igual origen que la gran obra mística denominada Paramârtha, la cual, según nos dice la leyenda de Nâgârjuna, fue entregada al gran Arhat por los Nagas o «serpientes» (título que se daba a los antiguos Iniciados) . Sin embargo, sus máximas y sus ideas, aunque nobles y originales, se encuentran con frecuencia bajo formas diversas en las obras sánscritas tales como el Dnyaneshari, soberbio tratado místico en el cual Krishna describe a Arjuna con brillantes colores la condición de un Yogui plenamente iluminado; y también en ciertos Upanishads....
  FundacionRosacruz | Jan 11, 2018 |
Showing 5 of 5
no reviews | add a review
You must log in to edit Common Knowledge data.
For more help see the Common Knowledge help page.
Series (with order)
Canonical title
Original title
Alternative titles
Original publication date
People/Characters
Important places
Important events
Related movies
Awards and honors
Epigraph
Dedication
Dedicated to the few.
First words
These instructions are for those ignorant of the dangers of the lower Iddhi.
Preface: The following pages are derived from The Book of the Golden Precepts, one of the works put into the hands of mystic students in the East.
Quotations
Last words
Disambiguation notice
Publisher's editors
Blurbers
Publisher series
Original language

References to this work on external resources.

Wikipedia in English

None

Book description
Haiku summary

Amazon.com Product Description (ISBN 0911500057, Paperback)

Translated from the Book of the Golden Precepts, which shares a common origin with the Stanzas of Dzyan of The Secret Doctrine, the rules and ethics presented in the Voice contrast the two paths of spiritual attainment: the one pursued by those seeking knowledge for their own enlightenment; the other chosen by those whose aspirations are prompted by compassion for all.

(retrieved from Amazon Thu, 12 Mar 2015 18:23:48 -0400)

(see all 5 descriptions)

No library descriptions found.

Quick Links

Popular covers

Rating

Average: (2.7)
0.5
1 2
1.5
2
2.5
3
3.5 1
4 2
4.5
5

Is this you?

Become a LibraryThing Author.

 

About | Contact | Privacy/Terms | Help/FAQs | Blog | Store | APIs | TinyCat | Legacy Libraries | Early Reviewers | Common Knowledge | 125,364,597 books! | Top bar: Always visible